22 febrero 2007

22 de febrero de 2000.

Fernando Buesa Blanco
Jorge Díez Elorza

Asesinados por ETA en Vitoria.
Fernando era secretario general del PSE-EE de Alava y portavoz socialista en el Parlamento Vasco. Jorge era su escolta. Los dos murieron como consecuencia de la explosión de un coche bomba en el campus universitario de Vitoria cuando pasaban caminando por la confluencia de las calles Nieves Cano y Aguirre Miramón.

Jorge, ertzaina, era de Vitoria y tenía 26 años. Fernando, de Bilbao, 53. Había sido vicelehendakari del Gobierno autónomo entre 1990 y 1994. El editorial de El País del día siguiente comenzaba así:

"Fernando Buesa hizo de la libertad un ejercicio permanente y público. Sabía que estaba en la diana de ETA, y asumió las cautelas de seguridad que le exigía el cargo, pero nunca se sometió a las amenazas. Sostenía que la mejor pedagogía frente al terror era defender abiertamente las ideas propias. Lo hizo sin concesiones como portavoz socialista en el Parlamento vasco, donde consiguió sacar adelante el viernes una moción contra la violencia, y también en las calles. Coherente hasta el fin, el sábado estuvo al frente de la manifestación que recorrió San Sebastián para exigir la disolución de ETA. Su asesinato -y el de su escolta- es sólo la última prueba de que el País Vasco es un territorio cuyos ciudadanos viven bajo un estado de excepción. Pero la única forma de rescatar la libertad es ejercerla, como Buesa, a plenitud. No hace falta esperar a leer hoy el boletín externo de los terroristas para saber que al que fuera vicepresidente del Gobierno vasco y portavoz en ejercicio de los socialistas en la Cámara de Vitoria lo han asesinado por no plegarse a las imposiciones de la organización terrorista y de sus amigos.

ETA ha asesinado a ese político y a su escolta, un agente de la policía autonómica vasca, dos días después de que el portavoz de EH, Arnaldo Otegi, compañero de Buesa en los bancos del Parlamento de Vitoria, se refiriese a los participantes en la manifestación del sábado en San Sebastián como "la gusanada". Entre esos manifestantes gusanos estaba el que es hoy el último nombre en la lista negra de ETA. "Que no vayan de víctimas", les había dicho Arzalluz."


Como recordaba no hace mucho Santiago González en su blog, Fernando fue asesinado 25 días después de pronunciar estas palabras:

"... es necesario evitar errores, errores en la política a seguir para combatir el fenómeno terrorista. Es un error bajar la guardia, no prevenir, no estar alerta o sembrar expectativas excesivas mientras ETA no cese definitivamente en su actividad como organización armada. Convertir la tregua en el objetivo es un error de este tipo, porque no es la tregua, sino el cese definitivo de la violencia lo que debemos perseguir."

En su última intervención parlamentaria, el 18 de febrero de 2000, decía entre otras cosas esto:

"Estamos hartos de que ustedes se dediquen a darle vueltas al diccionario y a retorcer el sentido de las palabras para ver si encuentran una expresión feliz que sea asumible por Euskal Herritarrok a la hora de plantear sus resoluciones parlamentarias. ¡Dejen de mirar tanto y con tantos paños calientes a su suspendido socio parlamentario, y vuelquen su atención en las ciudadanas y ciudadanos de este país que sufren los ataques y carecen de seguridad y libertad! Ellos son los que tienen derecho a exigirles que paren, con todos los medios legítimos de que dispone el gobierno, esos ataques, y ustedes son los que forman el Gobierno democrático de este país."

Fernando estaba casado y tenía tres hijos. Jorge estaba soltero.
______

22 de febrero de 2001

Josu Leonet Azkune
José Ángel Santos Larrañaga

Asesinados por ETA en San Sebastián, en el barrio de Martutene.
A eso de las ocho de la mañana, los terroristas activaron un coche bomba al paso de Iñaki Dubreuil, concejal socialista de Ordizia. Iñaki, que acudía escoltado al trabajo, se salvó por muy poco. A Josu, de 31 años, y José Ángel, de 40, la explosión les alcanzó de lleno. No pudo hacerse nada por su vida. Eran trabajadores de la empresa Elektra.

Iñaki sufrió heridas en el cuerpo y quemaduras de segundo grado en la cara. También resultaron heridos Igor Larrea Olano y José Ignacio Urrestarazu, compañeros de Josu y José, e Ignacio Urdangarín y José Pérez. Todos fueron trasladados al Hospital Nuestra Señora de Aránzazu.

Ese mismo día detuvieron en Francia a Javier García Gaztelu, alias Txapote, quien -según el Ministerio de Interior- seleccionaba las víctimas y ordenaba los atentados desde la ruptura de la tregua, incluido -entre otros- el de aquel día en San Sebastián.
______

Fernando, Jorge, Josu, José Ángel. Un abrazo a sus familias.
Otro a los heridos de San Sebastián.

1 comentario:

montse dijo...

Fernando Buesa, Jorge Díez, Josu Leonet, José Ángel Santos:
Ni os olvidamos no os olvidaremos.

Un recuerdo para los heridos en el atentado de San Sebastián.