05 febrero 2007

5 de febrero de 1983.

Ramón Iturriondo García
Aníbal Izquierdo Emperador

Empleados del Banco Vizcaya, asesinados en Bilbao.
Una bomba hizo explosión en la sede del banco donde trabajaban.
Ramón era cajero; Aníbal, ordenanza. Otras diez personas resultaron heridas.

ETA militar, responsable, lo consideró un "error técnico".
______

Un abrazo a las familias de Ramón y Aníbal.

7 comentarios:

Rubín de Cendoya dijo...

Carmen, me parece un gran idea tu blog. Hace tiempo busqué, sin resultado, en una página sobre víctimas, alguna referencia a un asesinato que creo recordar se cometió en Sopelana, pero no tengo más datos. Si es cierto fue después de 1983. Te agradeceré que me des algún dato.
Enhorabuena por tu blog

Carmen de T. dijo...

Gracias, Rubín de Cendoya.

Encuentro una referencia en Las Provincias sobre el asesinato de Manuel Francisco García San Miguel, policía nacional, el 13 de julio de 1983.

Pero no sé si es lo que buscas.

Un saludo.

Rubin de Cendoya dijo...

Muchas gracias. Con esa fecha he ido a ELPAIS.com y por los datos que dan si es lo que yo recordaba, a la salida del actual metro. Aprovecharé los datos para pedir en el Ayuntamiento que hagan algo en su memoria.

Carmen de T. dijo...

Me alegra que te sirviera.
Tu idea me parece estupenda.
Si el Ayuntamiento accede, no dejes de contármelo.
Un saludo.

montse dijo...

Ramón Iturriondo, Aníbal Izquierdo:
Los españoles guardarán vuestros nombres con afecto.

Un recuerdo para todos los que resultaron heridos en el atentado que mató a Ramón y Aníbal.

Anónimo dijo...

Yo soy una de las victimas de ese atentado,tuve el maletín en la mano y Ramón que en paz descanse me dijo que si era mio,le dije que no y volví a dejar el maletín donde estaba al de un minuto de posar el maletín y a seis metros frente a el explotó,fue suerte o un milagro pero estoy viva después de aquello pero nunca superare aquel horrible suceso,trabajadores muertos y heridos tendidos en el suelo por todas partes llenos de escombros,llorando y gritando e intentando salir para que el fuego no me alcanzara y al mismo tiempo mi padre esperando en la calle pensando que era uno de los muertos,solamente deseo que esta experiencia la vivan todos aquellos que están a favor de estos terroristas asesinos que solo nacen para matar y hacer daño a la gente.Estoy muy orgullosa de ser española y de decir que a mi no pudieron quitarme la vida esos asesinos

Carmen de T. dijo...

Muchísimas gracias por tu testimonio.
Un abrazo muy muy fuerte.