13 marzo 2007

13 de marzo de 1976.

Manuel Albizu Idiáquez

Asesinado por ETA en Guetaria (Guipúzcoa).
Manuel era taxista. Tenía 53 años.
______

13 de marzo de 1977

Constantino Gómez Barcia

Asesinado por ETA en Mondragón (Guipúzcoa).
Eran las tres menos cuarto de la madrugada de un domingo. Constantino y cuatro amigos salían de la sala de fiestas Alexander, en Mondragón. En un cruce, un coche se detiene en un ceda el paso y fuerza a hacer lo mismo al Renault 12 en el que van los cinco. Dos terroristas se bajan apresuradamente y disparan con escopetas repetidoras. Muere Constantino y son heridos sus dos compañeros, guardias civiles como él, Miguel Santaella Carretero y José Castaño Vázquez. Miguel, malagueño de 25 años, muy grave; José, sevillano de 26, leve. El cuarto guardia y su novia, en los asientos delanteros, resultan ilesos.

Todos trabajaban en el Puesto de Oñate de la Comandancia de Guipúzcoa.
Constantino, de Lugo, estaba soltero. Tenía 21 años.
______

13 de marzo de 1986

José Antonio Álvarez Díez

Asesinado por ETA en San Sebastián.
José Antonio era policía nacional. Fue tiroteado cuando trataba de identificar a dos terroristas en un coche.
Tenía 27 años.
______

13 de marzo de 1990

Ángel Jesús Mota Iglesias

Asesinado por ETA en San Sebastián.
A última hora de la tarde, con su hija de pocos meses en brazos, Ángel fue disparado a bocajarro. Su mujer bajaba en ese momento la persiana de la tienda de fotografía propiedad de su familia. Tras ser operado de urgencia en el hospital de la Cruz Roja, Ángel entró en coma. No pudo recuperarse.

Trabajaba como administrativo en la prisión en Martutene. Tenía 31 años y dos hijas pequeñas. Había nacido en Zamora.
______

Manuel, Constantino, José Antonio, Ángel Jesús.
Un abrazo a sus familias.
Otro a los heridos de Mondragón y sus amigos.

1 comentario:

montse dijo...

Miguel Albizu, Constantino Gómez, Jose Antonio Alvarez, Ángel Jesús Mota:
Estamos del lado de vuestras familias.

Un recuerdo para Miguel Santaella, José Castaño, y también para los otros ocupantes del coche, testigos del horror.