13 abril 2007

13 de abril de 1980.

Eugenio Lázaro Valle

Asesinado por ETA en Vitoria.
Eugenio era comandante de Infantería y jefe de la Policía Municipal de Vitoria.
Aquel sábado Eugenio fue a misa. Unos terroristas le esperaron a la salida y le dispararon dos tiros a la cabeza.
Tenía 49 años.
______

13 de abril de 1984

Jesús Alcocer Jiménez
Tomás Palacín Pellejero
Juan José Visiedo Calero

Asesinados por ETA en Pamplona.
Jesús entraba en el mercado central de Pamplona a eso de las siete de la mañana cuando unos terroristas a cara descubierta le tirotearon. Era comandante retirado desde hacía 20 años y había sido dirigente local de Fuerza Nueva. Llevaba un negocio de alimentación. Ya había sufrido dos atentados de ETA.

45 minutos después, una patrulla del 091 localizó el coche abandonado por los terroristas huidos frente a un instituto de medias. Cuando Tomás y Juan José abrieron la puerta delantera para inspeccionar el coche, estalló una potente carga compuesta por unos 15 kilos de Goma 2.

Juan José, de 26 años, estaba casado y tenía una hija de 2.
Tomás, también casado, tenía 43 años y dos hijas.
Jesús, casado, 65 años, tenía cuatro hijas.

En El País del día siguiente pudo leerse esto sobre su muerte:

"Hora y media en el suelo, entre la indiferencia general

Era una mañana como otra cualquiera. Varias decenas de personas trabajaban afanosamente para cargar en las furgonetas las cajas de frutas y verduras cuanto antes. Al cabo de hora y media se abrirían las tiendas y el género debía estar para esa hora en los establecímientos. Y en medio de este ambiente de trabajo, una persona, Jesús Alcocer, estaba tendido en el suelo, cubierto por una manta de automóvil. Unos minutos antes había sido asesinado por dos terroristas.Pasada la sorpresa inicial del hecho, todos volvieron a sus quehaceres habituales. Y nadie se ocupó de él. Solamente dos policías municipales permanecian en la zona. Mientras tanto, los que pasaban a su lado, con sus carritos llenos de frutas, a lo más dirigían una mirada hacía el cadáver. Jesús Alcocer Jiménez, muy conocido en este mercado mayorista, al que iba todos los días desde hace varios años, yacía tendido en el suelo. Ni un gesto. Ni una palabra. Ni un grito. Todo lo más, una mirada. Hora y media después, el juez ordenaba el levantamiento del cadáver."

______

Eugenio, Jesús, Tomás, Juan José.
Un abrazo a sus familias.

1 comentario:

montse dijo...

Eugenio Lázaro:
Eres una de NUESTRAS víctimas. No porque seamos los victimarios, claro, sino porque nos dolemos por ti y te debemos algo.

Jesús Alcocer, Tomás Palacín, Juan José Visiedo:
Os prepararon una trampa mortal. Querían entramparnos a todos. Sois un símbolo de nuestra libertad.